Comparte

El cambio que nos llevó al mundial

Por Alessandra Rossi.
El cambio que nos llevó al mundial

Es junio y se siente una emoción distinta, un palpitar diferente, un corazón que late rico a otro ritmo, a un ritmo del sueño se hizo posible… y este sueño recién empieza. Qué buen regalo le está dando la selección peruana a los papás en su mes! que buen regalo nos están dando a todos, inclusive a los que no les gusta el fútbol (como a mi papá, que solo sabe de carros). Y no solo es un regalo porque estamos dentro, porque lo hemos logrado sino por todo lo que hemos visto, compartido y podemos aprender de los cambios y las mejoras en nuestra selección.

Luego de 36 años vamos a poder ponernos la camiseta de Perú y alentar como siempre, o como nunca, a nuestra propia selección en los partidos del mundial. Vamos a poder separar las fechas para ver a Perú jugar, apostar en la polla por nuestro equipo, porque tenemos la fe intacta de que nuestros seleccionados meterán más de un gol a sus rivales. Y por qué no, llegar hasta la final de la copa del mundo.

Es un regalo estar dentro, lo hemos logrado, y eso nos ha enseñado tanto y no sólo de futbol, sino de cómo los cambios y las mejoras de nuestra selección nos pueden dar una gran lección de vida.

La selección muestra ahora otra actitud. Tienen una manera diferente de desempeñarse, y no hablo únicamente del talento en la cancha sino de características nuevas, que pretendo destacar en este artículo. Pienso que si, como ellos, las ponemos en práctica, las hacemos parte de nuestra rutina, costumbre y cultura no solo llegaríamos al mundial, podríamos verdaderamente generar cambios en nuestra sociedad. No quiero sonar demasiado fanática de la selección, ni del fútbol pero si fanática de mi país, fanática de que se pueden conseguir cambios; de que todo no está perdido.

Estoy convencida de que podemos ser la sociedad y el país que todos, hoy por hoy, luchamos, marchamos y gritamos por tener.

Es por ello que a continuación voy a destacar, en mi opinión, las características más resaltantes y sobre todo las que considero muy importantes de seguir:

Humildad: Un valor tan necesitado en nuestra sociedad. Es la capacidad de entender que todos tenemos el mismo valor. Que somos iguales, con las mismas capacidades y, por ende, las mismas oportunidades. Pero también es entender y aplaudir que somos muy buenos para algunos aspectos en la vida, pero no para todos y que otros pueden destacar mejor en aquello que a nosotros nos cuesta. Los seleccionados lo han entendido, para goce de nosotros, no hay más las “estrellas” los más “dotados”. Hoy cada uno entiende que talentosos son todos, que necesarios e iguales es cada uno de los 23 que dejan todo en la cancha. Pero saben bien que uno es mejor en una posición que el otro, que si dejan las individualidades se llega al arco y se mete gol; y los goles traen victorias. 

Respeto: El respeto, seguido de la humildad, genera mejores ambientes de convivencia. Consideramos a los demás como iguales a nosotros y respetamos su libertad, su espacio y su valor. Nuestra sociedad ha colocado normas escritas e implícitas para poder vivir lo más armoniosamente que se pueda. Cuando empezamos a respetar esas normas, y no querer ser “los vivos del barrio”, a sacarle la vuelta a las leyes o normas, se tienen grandes avances y se puede caminar para lograr un mismo objetivo. Nuestros muchachos empezaron a respetar en primer lugar la camiseta, no están representando a un individuo, están representando a un país, están siendo ejemplo para muchos niños, jóvenes y adultos. Respetar las reglas “del juego” que fueron puestas por Gareca, y todo el cuerpo técnico, ha generado un gran paso a la disciplina y sobre todo al compromiso.

Seguridad en uno mismo: Confiar en nuestras capacidades, en que se puede realizar un cambio. Si comenzamos con nosotros mismos los resultados nos van a sorprender. Desde siempre se ha tenido un estigma con nuestro país, no vamos a cambiar, no vamos a surgir, siempre el Perú será así, no vamos a llegar a nada. Pero la selección demostró lo contrario, ellos han creído y siguen creyendo en sus capacidades que si juntamos el talento a la perseverancia y al dar pasos pequeños pero importantes las cosas SI pueden cambiar, las cosas SI cambian. Aprendamos de ellos, a confiar en nuestro poder como individuos, estemos seguros de nuestras capacidades y apostemos por empezar a subir, paso a paso, esta escalera de mejorar nosotros y mejorar nuestra sociedad.

Compromiso: Una obligación contraída, una palabra dada, una promesa. Son algunas de las definiciones que encontré para esta palabra y es que es eso justamente lo que se necesita para llegar a los objetivos, para no desviarse, para seguir con la mirada en la meta. Ser fiel a nuestra promesa y sobre todo ser fiel a nuestros principios. Una persona comprometida con ella misma, con su prójimo y con su sociedad puede llegar a generar grandes cambios. Compromiso es exactamente lo que hemos visto desde Gareca hasta el último jugador, comprometidos con su sueño y el de todos los peruanos. Se pusieron la camiseta y salieron a dar pequeños pasos para anotar grandes goles.

Este mes de celebrar a nuestros papás y a Perú en el mundial. Queremos agradecerles a ellos, principalmente, a nuestros padres. Gracias a ellos que nos inculcaron valores y principios. Los mismos que tenemos desde pequeños, pero que recién hacen la diferencia cuando los ponemos en práctica.

Gracias por todo lo que nos han enseñado y nos siguen enseñando. Gracias por hacernos amar a nuestro Perú y por siempre inspirarnos a creer que si empezamos por nosotros, generaremos importantes logros y llegaremos a todos los mundiales en todas las canchas.

Disfrutemos de este mundial, alentemos con todo el corazón y empecemos a practicar estos valores para que se hagan costumbres, cultura y podamos contagiar e impactar a los demás.

¡Feliz día papá! ¡Arriba Perú!

Ahora no nos para nadie…

Articulos similares

news