Comparte

Marcelo Wong

Ser padre me cambió la vida, brindándole una nueva dirección.
Marcelo Wong

Reconocido artista plástico

¿Cómo ha sido hasta ahora la experiencia de ser padre y artista a la vez?

Ha sido muy genial. Hasta el punto que he tratado de representar experiencias vividas con mi hijo a través de mí trabajo. Ser padre me cambió la vida, brindándole una nueva dirección. Son justamente esas experiencias las que ayudan a que mi trabajo tenga hoy mucho más sentido.

¿Qué anécdota o dato curioso lo ha marcado en esta nueva etapa? 

Recuerdo que a los 02 años después de ocurrido el incendio empecé a buscar información y registros de todo lo que había pasado. Fue entonces cuando me di con la sorpresa del significado que tiene el nombre de mi hijo, Ignacio, que viene del latín ignatius. Y  éste a su vez de la raíz "ignis" que se traduce como fuego. La segunda parte de su nombre “natus” es la palabra nacer. Por lo tanto, Ignatius vendría a significar NACIDO DEL FUEGO. En aquel entonces, cuando ocurrió el incendio él tenía apenas 02 meses de nacido.

¿Ha tenido oportunidad de que esta etapa como padre contribuyera como motivación para su arte?

Recién empiezo a llegar a ese momento. No tuve la oportunidad en el pasado, pues tuvimos que dejar todo en pausa para poder reconstruir todo después del incendio. Hoy, con una visión diferente, empiezo a tener proyectos en donde la alegría y esperanza que Ignacio ha traído a mi vida está siempre presentes.

En cuanto a Cooperativa Abaco ¿Cuándo se afilió como socio?

Ser parte de Cooperativa Abaco es una tradición de mi familia. Recuerdo que acompañaba a mis padres visitar la cooperativa desde muy pequeño e Ignacio seguirá el mismo camino.

¿Qué consejo podría darle a los padres jóvenes como usted?

Que siempre luchen por sus sueños y que la adversidades están en el camino solo para hacernos más fuertes!!!!

Articulos similares

news