Sé un gestor de la felicidad

Comparte

La gestión de la felicidad parte de las necesidades que todo ser humano tiene de bienestar a través de recibir estímulos que generen emociones positivas en su día a día.

Partiendo desde la psicología del consumidor en donde las actividades son dirigidas a la satisfacción de necesidades a través de la adquisición de bienes o servicios, debemos enfocar esta teoría hacia nuestro cliente interno, las personas dentro de nuestras organizaciones a quienes debemos ofrecerles experiencias positivas a fin de lograr un estado de bienestar para finalmente lograr que puedan aportar con su productividad a nuestras propias empresas.

El Happy shifting es una tendencia en donde personas dentro de nuestros equipos de trabajo se encargan de generar experiencias positivas dentro de nuestras organizaciones y en nombre de ellas para que nuestros colaboradores tengan en su día a día esa sensación de felicidad que los apoyen a dejar atrás problemas e inconvenientes que puedan distraerlos de generar su máxima productividad.

A estas personas generadoras se les conoce como Happy shifters, quienes buscan la felicidad en todo lo que hacen, buscando el sentido a cada actividad que realizan, proporcionándoles satisfacción y logro, así como una sensación de auto realización y deber cumplido.

Recordemos que pasamos gran parte de nuestras vidas dentro de nuestros trabajos, es aquí donde se encuentran nuestros compañeros y jefes. Estos últimos, al ser los líderes de los equipos, son los llamados a encaminar a la organización, incentivando el máximo aporte de cada una de las personas. En este sentido, necesitan generar en ellas la motivación, satisfacción y finalmente buscar que cada integrante del equipo sea feliz con su trabajo. Nace entonces el concepto de GeFe (Gestor de la felicidad) en lugar del comúnmente llamado "jefe".

Las claves del Happy shifting, empiezan con que cada persona es capaz de elegir si es feliz o no. En el día a día pueden suceder distintas situaciones generando distintos estímulos que pueden ser interpretados de distinta forma por cada uno. Es ahí donde parte una actitud positiva para siempre encontrar el mensaje correcto que genere en nosotros un estado de felicidad. No faltan algunas personas que siempre tendrán presente y rescatarán solo lo negativo. Se sugiere evitarlas ya que contaminan en ambiente y clima de trabajo.

Generar un ambiente laboral motivador es también clave, ya que las personas somos muy receptivas ante tantos estímulos que puede haber a nuestro alrededor. Físicamente nuestros lugares de trabajo podrían tener elementos que promuevan la diversión.

Finalmente, la felicidad de las personas tiene como resultado el compromiso con la organización y sus metas y objetivos.

Gustavo Asato

Gustavo Asato

news